ABOGADO de FAMILIA

Ricardo Cañizares

Calle de Toledo, 8 Madrid
Tel.: 913 65 93 04

Desde 1991, trabajamos
por el éxito de cada uno
de nuestros clientes

Novedades Legislativas: Derecho de Familia

Custodia Compartida

Conciencia de lo que debe ser

DENIEGA LA COMPARTIDA POR FALTA DE CONCIENCIA DEL PADRE AL PEDIR RECUPERAR EL USO DE SU VIVIENDA PRIVATIVA

ANTECEDENTES:

El Juzgado establece la custodia compartida.

La madre la recurre, y el padre recurre la atribución a la madre del uso de la vivienda familiar, propiedad privativa de él, y que la madre tiene otra vivienda propia en población lejana.

LITISPENDENCIA FINAL:

El art. 752.1 LEC permite la aportación de pruebas fuera del periodo ordinario, puesto que, si el juzgador puede en cualquier momento solicitar nueva prueba, por la misma razón podrá decidir aceptar la que se le presente.

PRINCIPIO DE CONTRADICCIÓN:

Lo que no permite es que dicha prueba haya quedado unida al proceso sin que el juez a quo la admitiese, ni que de la misma se diese traslado a la contraparte, para que en su caso pudiese impugnarla o en todo caso discutirla. No consta que de dicho documento se diese traslado a la parte, por lo que, aunque admitamos la posibilidad de presentación, se estaría quebrantando el mismo, pues exige que los hechos hayan sido sometidos a debate. Al no hacerse así, la sentencia resulta sorpresiva para la apelante, pues en ellas se atiende a hechos que no se plantearon en el debate del juicio oral.

Ello indudablemente causa indefensión, pero la solución no es la nulidad de actuaciones, sino que esa prueba no podrá ser tomada en consideración, con las consecuencias que tenga en la decisión del juez a quo, en tanto se basase en ella.

CUSTODIA COMPARTIDA Y TRABAJO DE LOS PROGENITORES:

Los progenitores trabajen o no, no puede ser elemento determinante en la atribución de la custodia exclusiva o compartida, por la tremenda injusticia que supone para el progenitor que trabaja, y para los mismo hijos, que se verán privados de la convivencia con el mismo por el hecho de que esté trabajando para sacarlos adelante; lo que por otra parte resulta contrario a la realidad social, en que las familias monoparentales de trabajadores es frecuente, o los casos en que ambos progenitores trabajan, y no por ello se considera que no pueden cuidar de sus hijos y deba serle retirada la custodia.

Que fuese ella la que no trabajaba y cuando comenzó a hacerlo solicitase una reducción de jornada, es un dato que valorar, pero que no impide que la custodia pueda ser compartida cuando la relación de pareja se rompe, pues la convivencia diaria con el padre, aunque éste no se dedique al cuidado inmediato de los hijos, se rompe con la separación.

FALTA DE RELACIÓN ENTRE LOS PROGENITORES Y USO COMPARTIDO DE LA VIVIENDA

La inexistencia de relación entre los progenitores, o incluso la ausencia de relación cordial, admitida por ambas partes, no es enemistad, ni por tanto impedimento para que el régimen indicado se pueda desarrollar. Ahora bien, esta ausencia de relación descarta de forma necesaria la posibilidad del uso compartido de la vivienda donde habiten los menores, pues a las dificultades que habitualmente conlleva estas situaciones, que obligan a una perfecta coordinación en el uso y mantenimiento de la vivienda, se unirá la falta de comunicación fluida, imprescindible para una solución de este tipo, propuesta por el padre.

PRETENSIÓN DE QUE LA MADRE ABANDONE LA VIVIENDA FAMILIAR

Con posterioridad a la sentencia y en esta fase de recurso se han producido hechos de la propia parte que ponen en duda la atribución de la custodia compartida, en tanto que ponen en duda la conciencia por parte del padre de lo que debe ser la custodia compartida y parecen indicar un especial interés personal sobre el bienestar de los menores. Y así el recurrente está insistiendo en varios escritos en solicitar que se proceda a la expulsión de la madre del que fue domicilio familiar, propiedad privativa del padre. Pero al mismo tiempo en su recurso de apelación está solicitando que no se atribuya a la madre la vivienda ganancial.

Es decir, que el padre pretende dejar a la madre sin la posibilidad de uso de vivienda en Segovia, alegando que cuenta con una vivienda propia libre de cargas en Alcobendas. Si con esa alegación pretende que la madre se vaya a vivir al piso de su propiedad, demostraría que no está capacitado para desarrollar una custodia compartida, cuando tan poco interés muestra por el bienestar de los menores, al hacer inviable la custodia compartida pues no es factible cuando ambos progenitores viven a tal distancia, impidiendo o dificultando gravemente que los menores puedan desarrollar sus estudios en un centro escolar de alguna de ambas localidades.

Esta petición, así basada, muestra por un lado que el padre no tiene un correcto conocimiento de lo que debe ser la custodia compartida,

COMENTARIO: Bien pudiera ser que la vivienda propia de la madre en localidad lejana fuera un medio para sufragar un alquiler en la misma ciudad en que viven los hijos. No aparece la aplicación del art. 96.2 CC. Por esa regla de tres, la custodia compartida es incompatible con el simple ejercicio de un derecho legítimo. O lo extraño de que se anticipe el efecto de un supuesto cambio de residencia, cuya necesidad tampoco es patente ni está motivado, para tirar por tierra la custodia compartida.

ABOGADO FAMILIA: Audiencia Provincial Segovia Sentencia 2-6-2017

COMPARTIR

Compartir esta página con Facebook

⇐ Volver a la lista de Novedades Legislativas

Subir ↑

G+ LinkedIn English Version