ABOGADO de FAMILIA

Ricardo Cañizares

Calle de Toledo, 8 Madrid
Tel.: 913 65 93 04

Desde 1991, trabajamos
por el éxito de cada uno
de nuestros clientes

Novedades Legislativas: Derecho de Familia

CUSTODIA COMPARTIDA

Concurren todas las circunstancias para establecerla

1.- Guarda y custodia compartida por periodos de seis meses: el mejor modelo de parentalidad en atención a las circunstancias concurrentes, con informes favorables del Ministerio Fiscal y también psicosocial

"... En el presente caso, e incluso refrendándose esa alternativa como más favorable al interés de los hijos por parte del Ministerio Fiscal ( art. 92.8 C. Civil ), pese a que inicialmente ambos progenitores proponían un régimen de custodia exclusiva, se ha puesto de manifiesto que la custodia compartida constituye el mejor modelo de parentalidad en atención a las circunstancias familiares concurrentes.
Al respecto se ha de llamar la atención, por un lado, en que esas circunstancias a valorar son las apreciadas en la actualidad sin que se pueda retrotraer ese examen a momentos pretéritos en las que la madre, efectivamente, pudo desempeñar un papel más relevante en la crianza de sus hijos, debido a coyunturales compromisos del padre que incluso le obligaron a desplazarse por un tiempo a Alemania y a traslados de residencia que fueron aceptados, pero perjudicando con ello la esposa su propia trayectoria profesional. En esos instantes, cuando los hijos eran más pequeños, indudablemente la propuesta parental ofrecida por la madre hubieran constituido la más acorde al bienestar e interés de los hijos.
Mas actualmente, en el momento presente, consta que la familia goza de estabilidad en Sevilla. Ambos cónyuges también desarrollan esa actividad laboral fija y percibiendo una retribución que les ha permitido disfrutar de una buena calidad de vida y de una sobredimensionada capacidad de endeudamiento, aunque es evidente que el Sr. xxxxxxxx cobra un salario muy superior ( 6.000 € mensuales) a los de la Sra. xxxxxxxxx ( 1.400 € mensuales prorrateando pagas extras y sin descontar los anticipos que se reflejan en sus nóminas ). Consta que el padre está dedicándose al cuidado y atención de sus hijos, cubriendo en gran medida las ausencias y carencias por parte de la madre por motivos no profesionales. Ambos se complementan, por tanto, en la crianza, educación, manutención y cobertura de sus necesidades, disponiendo de unos horarios laborales similares lo que facilita su predisposición y capacidad para asumir esas responsabilidades, más aún teniendo en cuenta que los hijos son ya adolescentes ( el mayor incluso cumple la mayoría de edad en la fecha en que se redacta esta sentencia ) por lo que gozan de cierta autonomía para cubrir su asistencia material, requiriendo todos ellos, hoy en día, más del auxilio y asistencia afectiva por parte de su padre y de su madre.
La anterior afirmación no se basa sólo en una mera presunción sino que se ratifica ese criterio a la vista de lo expresado por los hijos ante el Equipo Psicosocial. Tanto xxxxx como xxxxx manifestaron literalmente que creían que lo mejor sería una custodia compartida. En la valoración Final del informe emitido, de fecha 13 de enero de 2011, el propio equipo Psicosocial expone:
1.- Ambos padres cuentan con capacidad y disposición adecuadas para proporcionar a sus hijos las atenciones y cuidados necesarios tanto de tipo material como afectivo, en ninguno de ellos se aprecian indicadores que les incapaciten para ejercer reponsablemente sus funciones parentales.

2.- Las discrepancias que mantienen los progenitores en cuanto a la custodia de sus hijos parecen obedecer más a cuestiones ajenas a éstos, ya que ambos valoran adecuadamente que los menores se relacionen con el otro y sufran los menores cambios posibles valorando la custodia compartida de sus hijos como una alternativa posible.

3.- En los menores se aprecia una vinculación afectiva con ambos progenitores, manifestando su deseo de tener relación con ambos por igual.
En coherencia a dicha valoración, en el informe se concluye que se dan las circunstancias favorables para establecer una custodia compartida.
Pero ahondando en la anterior fundamentación, también es de destacar que la propia Sra.xxxxxxx le expresó al Equipo Psicosocial que "consideraba que hubiera sido muy beneficioso para sus hijos tener una custodia compartida en la forma también apuntada por el padre". Por consiguiente, lo que resulta incongruente es la postura de la esposa quien en el acto de la vista se opuso a dicho régimen. Tanto el Ministerio Fiscal, como se ha apuntado, como el padre aceptaron esa modalidad de régimen parental, que terminó por apuntalar el psicólogo infantil Don Rafael Rojo quién lo aconsejó como el más favorable al interés y bienestar de los hijos, recomendando una estancia alterna por periodos de, al menos, tres meses con cada progenitor.
Quinto.- En atención a todo lo expuesto y puesto que se considera que el modelo de custodia compartida resulta el más idóneo, el que sólo protege y garantiza el interés y bienestar de los menores ( a tenor de lo establecido en el art. 92.8º C. Civil ), se ha de modalizar ese régimen, de forma que cada progenitor tendrá consigo a sus hijos, conviviendo con ellos en el mismo domicilio y asumiendo la función de garante de ese cuidado y atención, por períodos alternos de 6 meses, comenzando a ostentar esa responsabilidad la madre. El otro progenitor, durante ese tiempo, tendrá el derecho y obligación de relacionarse, comunicar y permanecer con sus hijos en la forma que convengan procurando salvaguardar que se mantenga una saludable y flexible vinculación paterno y materno filial. Subsidiariamente, con carácter mínimo, los tres hijos menores ( y procurando que les acompañe xxxxxxxx quien ha cumplido 18 años pero sigue siendo igualmente dependiente de sus padres ) permanecerán con ese progenitor, temporalmente no custodio, en fines de semana alternos desde el viernes a la salida del colegio hasta la entrada el lunes en sus respectivos centros escolares. También permanecerán en su compañía las tardes de los miércoles desde la salida del colegio hasta la mañana del jueves en que los reintegrará a la entrada de clase.
En cuanto a los periodos de vacaciones de los menores ( y con la misma puntualización con respecto al mayor de edad ) los pasarán con uno y otro progenitor por mitades íntegras en consideración a los respectivos calendarios escolares. En caso de discrepancia en los años pares el primer período le corresponderá a la madre y el segundo período en los años impares y a la inversa en lo que respecta al padre. ..."

Los menores permanecerán en el domicilio familiar, el marido alquilará otro inmueble para ser utilizado por ambos los periodos que no estén con los hijos y se alternarán en el uso de la segunda vivienda de la playa
"... En relación a la atribución del uso y disfrute del domicilio familiar, la anterior modalidad de custodia compartida, conlleva que se deban arbitrar soluciones equitativas que, en todo caso, procuren la estabilidad de los hijos. En tal sentido se comparte la recomendación del psicólogo infantil Dº Rafael Rojo en el aspecto de que deben ser ellos quienes permanezcan en el domicilio familiar, al menos mientras que no se proceda a la liquidación de la sociedad de gananciales ( posibilidad que seguidamente se analizará ).Por consiguiente será el progenitor al que temporalmente no le corresponda estar con ellos con carácter habitual, en el primer período ( como se ha dicho ) el padre, el que deba abandonar la vivienda en un plazo no superior a un mes. Transcurrido ese plazo de 6 meses, sería éste quien retornará al inmueble para disponer de su uso y disfrute junto a sus hijos.
Séptimo.- Respecto de la segunda vivienda familiar, sita en la playa de Roquetas ( Almería ) y en consideración a lo establecido en el art. 394 del C. Civil se estima que se ha de garantizar un uso alternativo conforme a su naturaleza sin perjudicar ni a uno ni a otro comunero. Con tal finalidad, se acuerda que el uso de dicha vivienda en los años pares corresponda al Sr.xxxxxx de Agosto a Enero, y en los años impares de Febrero a Julio, y a la inversa con respecto a la Sra.xxxcxxxx. De esa forma también se compatibilizan, en interés de los hijos, los períodos de estancia con cada progenitor durante las vacaciones de verano.
Octavo.- Resulta patente que la atribución de la vivienda familiar por períodos alternativos conllevará que el cónyuge que no pueda disponer de la misma deba proveer a sus necesidades de residencia. A tal efecto, el Sr.xxxxxxx, que es quien en primer término habría de abandonarla y quien dispone de unos ingresos muy superiores a los de su esposa ( de ahí que para facilitar esa cobertura se haya adoptado por conceder a la esposa el primer período de estancia en el domicilio familiar ), habrá de alquilar un inmueble que reúna las condiciones idóneas para cubrir las necesidades de sus hijos ( mobiliario, dormitorios, servicios ) dentro del mismo entorno urbano y, en todo caso, en el lugar más próximo al domicilio de la familia. El Sr. xxxxxx hará frente integramente a las rentas de dicho alquiler.
Transcurrido el primer período de 6 meses, y siempre que a la Sra. Xxxxxxxxx le corresponda vivir fuera de la vivienda familiar, ésta se trasladará al inmueble alquilado por su marido ( a cuyo efecto éste deberá hacer constar tal circunstancia cuando suscriba el contrato de arrendamiento ) quien seguirá obligado a seguir pagando las rentas en concepto de contribución a las cargas familiares. ..."

Juzgado 1ª Instancia Sevilla n.º 7, sentencia 28-1-2011

COMPARTIR

Compartir esta página con Facebook

⇐ Volver a la lista de Novedades Legislativas

Subir ↑

G+ LinkedIn English Version